13.2.14

#21. Café Nolita


Aunque teníamos otros bares en lista de espera (?) para iniciar el año de este blog, nos dejamos ganar por la espontaneidad (gran error) y, como andábamos por la zona, decidimos ir a Café Nolita (Paraguay 560, Rosario).
Café Nolita funciona en Chic Nolita, multiespacio de moda y de decoración. Han reciclado una casa antigua con buen gusto, llena de detalles muy agradables a los ojos. El espacio destinado a la cafetería es pequeño y tienen muy pocas mesas. Si no hay gente, es muy tranquilo. Si, en cambio, las mesas se ocupan, se complica. No es un espacio para leer, ni para estudiar (las mesas son chicas; las sillas, lindas pero incómodas).




Vamos con lo positivo: la atención es buena. Tanto en la sección de moda y de decoración como en la cafetería, quienes atienden son amables. Lo que parece faltar son los recursos. Pedimos dos cafés en jarrita, una porción de pastafrola y otra de brownie. De los cafés, uno venía servido por la mitad (quizás, me tocó un jarrito que quería ser pocillo, quién sabe). La pastafrola estaba seca y el brownie, apelmazado. Las galletitas que acompañaban al café podían haber sido usadas como elementos de defensa personal y hubieran causado daños en el hipotético caso de que se las hubiéramos arrojado a alguien. Mientras, las otras mesas fueron ocupándose. Eso hizo que, apenas terminamos de beber la última gota de café, nos retiraran solamente los jarritos (sospecho: porque los necesitaban para el servicio en las otras mesas).




Y aunque teníamos tiempo y podíamos habernos quedado, la sola idea de pasar una hora más sentadas en esas sillas, murmurando para que nuestra charla no fuera un debate público y tratando de bajar el resto de las porciones de torta a fuerza de darnos puñetazos en el pecho, nos desalentó rápidamente. Salimos de allí con la necesidad de tomarnos un buen café, con un par de medialunas, en algún lugar en el que pudiéramos sentarnos sin hacer equilibrio. Eso, creo, lo dice todo. Gastamos un total de $74. Si pensamos que hoy, merendar en un bar de Rosario, puede fluctuar entre los $50 y los $90, no parece caro. Sin embargo, consideramos que es caro en relación con la calidad de los productos y del servicio y, mucho más, si lo comparamos con otros lugares que, de hecho, hemos reseñado y que seguimos frecuentando.
En síntesis: Café Nolita no es, hoy, un buen bar para leer. Desde nuestra perspectiva, tiene potencial, pero también tiene mucha competencia que los supera ampliamente en diversos aspectos. Nosotras, por ahora, no pensamos volver: ya pagamos el precio de la espontaneidad (?).

4 comentarios:

  1. Laura, ya fueron a Cadencia? Dorrego al 500. Es un ecobar.
    Yo pasé este mediodía, pero me gustaría conocer su opinión experta!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día que fuimos estaba cerrado, pero volveremos :)

      Eliminar
  2. hermoso, en una semana voy para Rosario... me voy a deleitar ahi!

    ResponderEliminar