10.2.12

#2. Eileen Schmidt. Pastelería tradicional & Café.

Tarde de viernes de febrero. Llegamos a Paraguay 223 (Rosario), básicamente, siguiendo la fama de la pastelería. El lugar es simple: debe tener unas diez mesas, no está abarrotado de elementos decorativos, las paredes son de un amarillo intenso, pero la iluminación evita que uno se vuelva loquito si se queda mirándolas fijamente más de quince segundos. La música que sonaba era tranquila, adecuada al lugar. Detrás de nosotras, entró un señor que hizo su pedido rápidamente, fue atendido sin dilación y se retiró antes de que nos diéramos cuenta. Nosotras miramos la carta, la moza se acercó para tomar el pedido y, a la brevedad, teníamos en nuestra mesa un muffin de naranja y frambuesas, otro de chocolate con chips y dos cafés. Punto a favor: la atención es buena y veloz. Podríamos haber pensado que era lógico, porque no había nadie más pero ¿cuántas veces se han encontrado en lugares en los que no hay nadie y tardan una eternidad en atenderlos?
Fotos: Georgina Matich
A priori, podríamos pensar que el ambiente es ideal para leer: buena música, poca gente, los muffins son esponjosos y tienen la humedad perfecta y el café es rico y está bien hecho. El problema es que a los diez minutos de estar sentadas en las sillas tijera de madera, ciertas partes del cuerpo empiezan a resentirse (?). Convengamos, además, que las sillas tijera son una suerte de trampa mortal pergeñada por diseñadores perversos y un mal movimiento puede terminar en catástrofe. A esto hay que sumarle que las mesas redondas son muy pequeñas y tienen una altura extraña que las hace bastante incómodas. Leer, a lo mejor; estudiar o escribir, olvidate (y olvidate también del wi-fi, porque no hay), salvo que quieras sufrir o entrenar para malabarista.
Así que, con todo el dolor del alma, debo decir que este no es un buen lugar para leer ni para largas charlas, a menos que tengas un trasero voluminoso (?) que oficie de almohadón y no temas ser aguillotinado por las sillas. En cambio, sí es un buen lugar para comer cosas ricas, tomar buen café y pagar un precio razonable por ello (dos cafés en jarrita y dos muffins, $26). Un punto muy en contra es el baño (acá mi madre diría: decí ‘toilette’, ponele, pero a mí no me salen esas sutilezas). A ver, es evidente que no se trata de un lugar por el que pasan 150 clientes por día. Entonces, si bien el baño es amplio y parece estar limpio, no puede ser que haya una montaña sideral de papeles y fluidos corporales (?) en el inodoro. Todo bien, pero no.
Estén atentos (?), porque en el próximo post, viene la reseña del libro que ven en las fotos. Si adivinan saben cuál es, no les vamos a dar un premio [recién empezamos, no sean pedigüeños] pero los podemos felicitar mucho (?), así que no sean tímidos y comenten. Al fin y al cabo, esto es ‘Bares para leer’, si no hablamos de libros, nos falta algo (?).

21 comentarios:

  1. Pri! no tengo la mas palida idea de cual es el libro, pero los muffis se ven muy ricos!!! Lastima las sillas. Yo tengo un trasero que oficia de almohadon, pero tengo miedo de que me engulla la silla. jajaajaj No se que hacer?!?!!! por las dudas si me llevas ahi, yo voy con mi sillita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te imaginarás que ahora DEBEMOS llevarte, porque no nos podemos perder la cara de la moza (?) cuando te vea entrar con tu silla jajaja Igual, también podemos comprar los muffins y comerlos mirando el río (?) :P

      Eliminar
    2. Quedate tranquila Caro que si venís, hacemos una linda comprita en Eileen y de ahí, como dice Laura, nos vamos con mantelito a cuadros cerca del río y hacemos "flor de piquiniqui" jaja

      Eliminar
    3. ay, chicas, paren de tentarme, carajo!!! encima si pienso que en la epoca que voy a ir, no va a hacer calor (obvio), se me acelera el alma (soy un puema)

      Eliminar
  2. ¿será Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar?

    Realmente MUY barato ese lugar! el otro dia en un café Martinez pagué $21 por un jarrito y un muffin. Afano total. encima el muffin estaba mas seco que mi billetera.

    Puedo pedir una sugerencia a la visitadoras de bares? QUIERO MAS FOTOS! MAS GRANDE! (soy chusma, disculpem, y Rosario siempre estuvo lejos, cue)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es Memorias de Adriano. Puede seguir participando (?) :P

      Lo de las fotos lo responde Matich, que es la entendida :)

      Eliminar
    2. Mi estimada Vix: Como toda la estética del blog, se ha decidido en conjunto (quien le habla y la Srta. Laura)que el tamaño de las fotos sea el que ven desde el primer post. Fotos de un tamaño "medio" (?). La idea es que el protagonismo lo tenga la reseña, y la o las fotos sólo acompañen de modo "ilustrativo".

      Eliminar
  3. Muy buen trabajo chicas! El muffin tiene una pinturria...

    y yo que en el post anterior, en lugar de leer 'metieron la cuchara' lei 'me tiraron la cuchara' y me parecio genial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja no, no, no, cómo te vamos a andar tirando cucharas? cuchillos, podría ser interesante, habría que ver (?) jajaja

      Los muffins realmente estaban muy ricos. Valen la pena.

      Eliminar
  4. me encanta tu reporte desde el "toilette" y te acerco sinónimos para cuando vayas a investigar bares españoles...
    "servicio" "vater" "aseo" "lavabo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, siempre quise decir el "vater". Cuando reseñemos bares españoles, vamos a hacer podcasts, así puedo hacerme la española y todo jajajaja ;)

      Eliminar
  5. El libro es la edición antigua de Siruela (anterior a la Biblioteca Calvino) de "El Barón Rampante". Hermosa novela y hermosos muffins!!
    Quiero mi premio :)
    Besos, chicas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Fiamma, no le diga edición antigua, que me la regalaron cuando tenía 16 y me siento mayor (?) jajajaja Bueno, no había premio, pero cuando venga a visitar la vamos a llevar a comer muffins ;)

      besos!

      Eliminar
  6. ohh esos muffinses!!

    (no pidan más, mi neurona se quedó babeando sobre esa imagen)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja son antidieta, pero vale la pena :P

      Eliminar
  7. Laura, me gusta mucho el nombre del blog y la finalidad que le dais. Y también todas las observaciones que haceis cuando os encontrais en alguno de ellos. Así que enhorabuena. Y el libro por ahora ni idea. Un beso.Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana! :) En unos días, hablaremos del libro :)

      Eliminar
  8. Creo que sería capaz de soportar las sillas con tal de comer ese muffin de naranja. Sí, soy una gorda de alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja era riquísimo el de naranja con frambuesa!!! Ya vamos a comer cuando vengas :)

      Eliminar
  9. No tiene nada que ver con la idea central, pero qué lindo leer "detrás de nosotras" y no "detrás nuestro".

    ResponderEliminar
  10. jajajaja gracias! me perturba mucho también el 'detrás nuestro' :)

    ResponderEliminar